Indómitas - Episodio 03: Martivón Galindo

Conoce la historia de Martivón Galindo, poeta, arquitecta y pintora. Una Indómita salvadoreña que no dudo en rebelarse ante las injusticias sociales que vivía su país en los años 80. En esta charla nos cuenta por qué tuvo que exiliarse en Estados Unidos y cómo el arte y su hijo le han ayudado a sanar el alma y las nostalgias.


Indómitas - Episodio 02: Mima Ruiz y Lulú Reboyoso

Mirna Ruíz y Lulu Reboyoso son dos mujeres Indómitas, inmigrantes nacidas en México quienes no solo han luchado por los derechos de las trabajadoras domésticas, también se han convertido en escritoras siendo parte de la antología Mujeres Mágicas. En esta entrevista comparten sobre su niñez y la extraordinaria labor que realizan en la organización Mujeres Unidas y Activas donde han ido creando una red de mujeres Malcriadas.


Indómitas - Episodio 01: Natalia Toledo Paz

Indómitas entrevistó a la poeta Natalia Toledo Paz: sobre su vida en Juchitán, Oaxaca, cómo, como fue su niñez en su pueblo, y cómo le fue al llegar a la Ciudad de México de ocho años. También cómo se convirtió en una de las poetas más reconocidas en América Latina en un mundo literario dominado por hombres. En la entrevista, Natalia habla de la relación con su famoso padre, el artista Francisco Toledo, con quien colabora a menudo, y sobre las muchas mujeres importantes en su vida que la han guiado en el camino.

Indómitas interviewed poet Natalia Toledo Paz – on her life growing up in Juchitán, Oaxaca, how as a small town Zapotec girl she made it all the way to Mexico City at the age of eight, and how she became one of the most recognized poets in Latin America and in a literary world dominated by men. In the interview, Natalia speaks to the relationship with her famous father, the artist Francisco Toledo, with whom she collaborates with often, and about the many important women in her life who have guided and mentored her along the way.


SF-based artist’s latest work pays homage to his Oaxacan roots

San Francisco and Oaxaca are places with a lot in common. Both cities stand out for their art, and it’s in this American city where Vladimir Cuevas, a native of Zimatlán de Álvarez, Oaxaca, has lived for 28 years.

This painter and sculptor made a boyhood dream of his come true: attending the Guelaguetza, the most important indigenous cultural festival in Latin America. And not only that, within the framework of this world-renowned celebration, Cuevas inaugurated his sculpture “El Danzante.”

The Oaxacan artist—who has a predilection for the Dance of the Feather, whose most striking element is the feathered headdress—recalled that as a child, “[I] thought that by wearing it I could fly.”

Cuevas could never attend the Guelaguetza, due to his father being schizophrenic, a fact that limited family activities.

It took him 10 years to develop the idea for ​the sculpture of “El Danzante,” and it took four intense months to construct it. Cuevas is now the creator of the largest “El Danzante” sculpture in the world, built on top of the hill of Yavego, in the city where he was born.

The sensation one feels when seeing “El Danzante” atop the hill, is that he is guarding Zimatlán, as if it were in charge of remembering the identity of the Zimatecos, their origins and what they are made of.

It is said that the sculptures are irremediably linked to a place or a person. “El Danzante” is linked to the childhood of Cuevas and Zimatlán. I have no doubt that with time it will become the identifying symbol of the Zimatecos.

With this sculpture, the artist expressed a sea of ​​feelings, longings and memories through the modeling. When seeing the work, we can think that the sculpture continues to have the power to explain to the town part of its history, such as its origins.

“El Danzante” represents the Dance of the Feather, a majestic and historic Oaxacan tradition of Zapotec origin, which narrates the Conquest of Mexico. I agree with those who consider sculptures as books sculpted in stone or metal. In this case, it’s also a piece that embellishes the magical hill even more, a gift of nature.

Anyone visiting the land of the green quarry can enjoy this work that measures more than 42 and half feet high, made with metal, fiberglass, resins and automotive paint.

Cuevas contemplates the greatness of his work and says he fills with emotion and that he is willing to put that same faith into other projects. “Faith without work is sterile,” he said.

“I worked hard so that ‘El Danzante’ could be inaugurated during the Guelaguetza 2018 festival, and I succeeded. My work and the great festival came together, making this great moment something like I have always dreamed it.”

For Cuevas, Oaxaca represents his beginning, his sorrows and joys, in addition to his growth and, above all, the magnitude of the emotions that flutter in his mind and heart, for which he has mixed feelings when his work is concluded.

“I’m Oaxaca,” he said. “I am a happy person, I see the color in life and with a lot of peace, and that defines me as a Oaxacan.”

The Zimatec painter has had exhibitions in the Philippines, Europe, South America, Mexico and the United States. In San Francisco, his home, he has exhibited at The Legion of Honor, Mission Cultural Center for Latino Arts and at the recently closed Polanco gallery.

He is currently planning an exhibition that will open on Nov. 20, where he’ll display the molds used for the “El Danzante” sculpture, accompanied by photos and videos. The exhibit will be mobile, traveling throughout Mexico, and some countries in Latin America and Europe.

In his art you’ll find abstract works and figurative pieces. His paintings demonstrate his great handling of sands, pigments and oils, with which he develops colors and creates part of the universe known as Oaxaca.

In his work, he highlights the Mixtec Calendar, and works with modeling paste, cork and acrylic pigments on wood. As with “El Danzante,” Cuevas highlights his interest in pre-Columbian culture.

The Oaxacan artist works in various formats, and has more than a hundred religious pieces, most of which are in the Philippines, some in churches and others in the hands of private collectors.

Cuevas has also illustrated publications such as The Prayer Book, for which he made three altarpieces: “The Last Supper,” “The Resurrection” and “The Virgin of Guadalupe.”

Undoubtedly, this Oaxacan will continue to inspire with his work, just as he has been inspired by great masters such as Da Vinci, Tintoretto, Siqueiros and Antonio Huerta.

————————————

Published in El Tecolote.


Mexico’s unheralded feminist pioneer to finally be given her due

Story about Rosario Castellanos known as the “successor” to Sor Juana Inés de la Cruz for her literary work and advocacy for women. Published in El Tecolote.

————————————

A few days ago, while the world celebrated and commemorated women, I remembered fighters like the human rights activist and environmentalist Berta Cáceres, the journalist Miroslava Breach, the activist Nadia Vera Pérez and many other unrecognized giants, such as Rosario Castellanos, the second most important writer in Mexico.

Rosario is known as the “successor” to Sor Juana Ines de la Cruz, for her literary works and defense of women. Feeling the need to tell the world that a woman has the right to think, live, desire, act and decide, she chose writing as a means to challenge gender and social inequalities.

Generalizing, I can affirm that society has taught women to devote ourselves to activities that are “proper to our sex,” to walk the streets in fear, to desire to be in a relationship with a man and to reject gender diversity. But, fortunately, we’ve also learned to read—which has allowed us to discover Rosario Castellanos, a woman who utilized the power of words to criticize societies that subject women—and to reclaim public spaces, such as rights in education and the workplace.

The author of the renowned indigenist trilogy “Balún Canán,” “Ciudad Real” and “Oficio de Tinieblas” knew how to recognize what it means to be a woman, Mexican and Indigenous. She was indignant over the unfair salaries paid to those who performed domestic chores.

In a society that was created by men around concepts designed for their own benefit, Castellanos highlighted the the supposed “inferiority” of women with respect to men, inviting women to beautify themselves with knowledge, and not with hairstyles or makeup that satisfy men and a society that didn’t respect them.

If Rosario were among us today, her heart would have been glad to know that an Indigenous woman, María de Jesús Patricio Martínez, also known as “Marichuy,” was looking to run as a presidential candidate for Mexico.

Rosario, the furious rebel, was also a pioneer who addressed the issue of feminism as a journalist. She learned about the Women’s Liberation movements here in the United States and followed them closely. She informed her public about the actions of young people, who demanded an end to the male hierarchy and who were anxious for their own autonomy, young people who felt women were capable of deciding about all aspects of their lives, of enjoying their bodies and of determining terms of motherhood for themselves.

From her first writings, Castellanos manifested an interest that appealed to rebellious women, those who separated themselves from the herd, ventured to inhabit lands that were forbidden to them, to live free of prejudice and without fear.

Lullaby (poem)

Is the world big? It’s big. The size of fear.

Is the time long? It’s long. Long as oblivion.

Is the sea deep? Ask the castaway.

(The Tempter smiles. Strokes my hair and tells me to sleep).

In 1968, an emblematic year where youth revolts erupted in various parts of the world, Rosario Castellanos collaborated on a piece in the newspaper titled “The woman, inferior?” In return, She turned to the French feminist philosopher Simone de Beauvoir to emphasize that the hierarchy that placed women in a subordinate position was a social construct.

Although we recognize the advances that favor us as women in these times, there is stagnation, and even setbacks. Today, the world is more violent towards women and harassment in the street, schools and workplace seems to be increasing.

The untimely death of Rosario Castellanos in 1974 didn’t allow her to see the impact of the feminist revolution of the latter half of the 20th century, nor to learn about the recent Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, organized by Zapatista women in Chiapas, Mexico, where she spent her youth.

If Rosario were alive today, she would not hesitate to denounce with her pen violence against women in any territory of the world, such as the recent death of Rio de Janeiro Councilwoman Marielle Franco, a sociologist and activist who was assassinated in Brazil on March 14.

In 1971, Rosario Castellanos was named the Mexican ambassador to Israel, an exile from which she never returned.

In the eagerness to take up public spaces and to celebrate among ourselves, we will pay homage to Rosario next Friday, March 30 at the Mission Cultural Center for Latino Arts (MCCLA).


De Tegucigalpa a Nueva York Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia

This report discusses the journey made by the Caravan for Peace, Life and Justice and was published in Ojarasca magazine, a supplement of the Mexican newspaper La Jornada.

————————————

En un lugar en donde pareciera que el aire proviene de un horno, y donde los muros de la calles muestran el rostro de Berta Cáceres, líder indígena del pueblo lenca, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), asesinada días antes, comenzamos el recorrido allí donde el pueblo resiste en Honduras.

Formábamos la caravana alrededor de 50 personas. Entre parada y parada, unas subían y otras bajaban. Hubo quienes hicieron todo el recorrido desde Tegucigalpa hasta Nueva York, donde se llevó a cabo la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre Drogas. La anterior Sesión había sido hace 17 años.

Los ejes centrales que impulsaron la caravana fueron la militarización, la encarcelación masiva, los desplazamientos, la inmigración, la crisis de derechos humanos y la necesidad de abordar la política de drogas como un asunto de salud pública. Todos, temas que comenzarían a tener rostro y corazón al escuchar los testimonios. Caravaneros y caravaneras éramos de edades diferentes: unos jóvenes, otros un poco más avanzados de edad y algunos casi en lo que llaman la tercera edad; estudiantes, organizadores sociales, religiosos, abogados, médicos y periodistas, todos “derechohumanistas”, empeñados en abrir un diálogo sobre la fallida política actual de drogas.

Deshago los nudos que se entretejieron en mi garganta durante esos más de veinte días de recorrido por Honduras, El Salvador y Guatemala (el llamado Triángulo Norte) y México, naciones que lastimosamente se caracterizan por la prevalencia de corrupción, violaciones de derechos humanos y altos niveles de impunidad por impacto de la llamada “guerra contra las drogas”.

En Honduras, el acoso a periodistas y la militarización fueron fáciles de percibir. A pocas horas de aterrizar en Tegucigalpa caminé algunas calles, las suficientes para tomar el pulso de la tensión. La misma sensación tuve en La Ceiba, tierra garífuna, y en La Esperanza, donde Berta Cáceres diera su último respiro. Cerca de ahí, en el Copinh, el viento tiene cautela, dolor y resistencia.

En El Salvador los silencios ante el dolor y el respeto fueron largos cuando estuvimos frente al Muro de los Desaparecidos y Asesinados durante la guerra. En este país aprendí que la ausencia de guerra no necesariamente significa paz. En el Pulgarcito de América y entre montañas, compas exguerrilleros contaron con canciones sus combates y memorias de la guerra, y no podía faltar el “Sombrero azul” que tantas veces escuché, pero esta vez me sonó más digno que nunca porque estaba en Guarjila, tierra salvadoreña. Esperanzadora fue nuestra parada en la UCA, donde jóvenes de diversas universidades expusieron su postura frente a la política de drogas.

Guatemala, el país más poblado de Centroamérica con 15 millones de habitantes, más de la mitad indígena, y donde reina la pobreza, tampoco respira la paz. En tierra gobernada por un comediante sin experiencia política, es claro que la juventud no sólo tiene voluntad de cambio, tiene además capacidad de organización. Fueron estudiantes los encargados de trazar los eventos de la caravana. Fueron ellos quienes llevaron a los caravaneros al Congreso.

Conforme pasaban los días iba quedando claro que no es lo mismo ver al toro desde las gradas que desde el ruedo. Después de leer y escuchar tantos testimonios de víctimas de la “guerra contra las drogas” y de haber hecho varias entrevistas, esta vez coincidía más que nunca con quienes dicen que esta guerra es contra la población civil.

La caravana recargaba energías cada que cruzaba fronteras, donde la gente local nos despedía cálidamente de un lado y, al cruzar, otros nos recibían con mantas de bienvenida, consignas y abrazos.

A México, el país de las fosas clandestinas, la caravana entró por Chiapas. No pudo haber mejor bienvenida que la ofrecida por el Coro de Las Abejas de Acteal, con esa fuerza y dignidad que caracteriza a los pueblos indígenas.

En Oaxaca, el pintor Francisco Toledo nos ofreció un desayuno bajo las bugambilias del patio del IAGO. Ahí, los paladares caravaneros de Honduras, El Salvador, Guatemala, Uruguay y Estados Unidos disfrutamos de una rica salsa roja de chicharrón con frijoles negros y unas tortillas de maíz amarillo y azul. Fue el único evento donde no se compartieron testimonios. Tal vez la intención del maestro Toledo era que la caravana tuviera en su recorrido al menos un almuerzo relajado.

Con la panza llena y el corazón contento partimos rumbo a Cuernavaca, donde al anochecer el poeta Javier Sicilia nos esperaba con un evento en el Zócalo. Los transeúntes detenían su paso para escuchar testimonios de víctimas y ver las fotografías de los desa-
parecidos que alfombraban una esquina de la plaza. Esa noche dormimos en un lugar de retiro, allí mismo en Cuernavaca.

El amanecer no logró advertirme que estaba en camino a las que quizá sean las horas más intensas de mi vida. En un lapso de cinco horas y bajo un intenso sol escucharía más de diez testimonios de madres que buscan a sus hijos desaparecidos, de testigos presenciales de masacres en ese estado, de familiares de “los otros desaparecidos”. Todo esto luego de una visita inolvidable a la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, a donde llegamos cuando a poca distancia tenía lugar un enfrentamiento entre estudiantes y policías que afortunadamente no pasó a mayores.

El encuentro con madres de los estudiantes, las bancas escolares en el patio con flores y fotografías, los murales y el ambiente en sí agotaban las palabras. Para eso están los abrazos, de los que me serví para expresar a esas madres que su dolor es nuestro. Una parte de la caravana partió a Chilpancingo, donde entre carpas en el Zócalo escuchamos testimonios de caravaneros y guerrerenses que buscan a sus desaparecidos y denuncian la violencia. Al otro lado de esa misma plaza nos esperaba un pequeño grupo de familiares que desde los años 70 buscan a sus seres queridos. La cita fue a la sombra del “Árbol de la dignidad”, como lo llaman.

Caída la tarde, pero aún con un intenso calor, las actividades de la caravana en Guerrero terminaron con un pozole blanco. Agradecimos mucho el gesto porque cocinar pozole no es cosa menor y mucho menos si se hace en medio de carpas de protesta en donde el dinero, el agua ni nada abunda.

Cada cierto tiempo me preguntaba de qué estoy hecha al escuchar una y otra vez el testimonio de doña Mary Herrera, madre de cuatro hijos desaparecidos, quien dice no temer a la muerte pero sí a morir sin saber dónde están. La voz y los ojos de doña Mary me acompañaron casi cada noche durante la caravana. Su testimonio se metía los sueños.

A la mañana siguiente, el autobús se cargó nuevamente de maletas para salir a la Ciudad de México. Su Zócalo estaba listo para recibirnos el 10 de abril. Conocidos grupos musicales dedicaron cantos y bailes a la caravana para hacer más fuerte el grito de “No más guerra contra las drogas”. Entre los grupos participantes estaban Los Cojolites, promotores del son jarocho y contadores de historias; hicieron sonar jaranas y zapatearon luchas y dolores para parir sueños en una tarde capitalina donde la lluvia no ahuyentó al público.

Otro memorable momento se dio en el Museo de la Ciudad de México con un panel de personalidades como el escritor Adolfo Gilly y la analista política Laura Carlsen, integrante de la caravana. Allí se habló sobre la urgencia de abordar desde otras perspectivas la actual política de drogas.

Después emprendimos un recorrido de 12 horas para llegar a Monterrey. La caravana se adentraba en una de las carreteras más peligrosas del país, donde muchos han desaparecido. Ya de noche, una peculiar biblioteca instalada en un patio llamado “El Portón Negro” nos recibió con música, poesía y cena. Recordé a Miriam Miranda, líder garífuna de la Ofraneh, quien en vísperas del arranque de la caravana y a través de un video saludaba a los caravaneros y decía que también las luchas había que disfrutarlas.

En Monterrey, la caravana vivió un momento muy emotivo: el reencuentro entre Myrna Lazcano, una joven madre mexicana inmigrante que fue deportada de Estados Unidos en 2013, y sus hijas Michelle y Heidi, nacidas en Nueva York, de quienes estuvo separada cerca de tres años. Esa felicidad de la que fuimos testigos sería muy breve, porque Myrna había tomado la decisión de sumarse a la caravana y al entrar a Laredo, Texas, entregarse a las autoridades migratorias estadounidenses.

Cuando el autobús nos dejó en el puente internacional llegaron las despedidas; muchos no podían seguir la ruta por falta de pasaporte o visa. Allí terminó la caravana para ellos. Los demás, maleta en mano y bajo los rayos del sol avanzamos por el Puente 1 para entrar a los Estados Unidos. Con Myrna al frente caminando a paso firme, ella tomada de las manos de sus hijas, nos acercamos a la caseta de migración al grito de “Todos somos Myrna”, “No estás sola” y “Ningún ser humano es ilegal”. Con el destino en el aire, todos tejíamos y destejíamos historias en la mente sobre los posibles desenlaces para Myrna. El rostro de las pequeñas Michelle y Heidi hacían pensar que deseaban que el Puente 1 fuera el más largo del mundo para prolongar el tiempo junto a su madre, con quien apenas 24 horas atrás se habían vuelto a reunir.

Poco después de cruzar el puente, la caravana recibió un soplo de alivio. Las autoridades migratorias decidieron dejar “libre” a Myrna y le permitieron volar a Nueva York para enfrentar su proceso desde allá, al lado de sus hijas.

El caso de Myrna Lazcano no es aislado, muchas familias viven lo mismo como consecuencia de un sistema migratorio roto. Inmigración y deportación son también consecuencia de la violencia desatada por la guerra “contra las drogas”. La primera acción de la caravana en Estados Unidos fue protestar en las afueras del South Texas Family Residential Center, en Dilley, un centro de detención donde se albergan historias de madres e hijos centroamericanos que huyendo de la violencia llegan a Estados Unidos, son detenidos, y el reloj avanza lento dejándolos a la espera de un incierto destino.

La caravana comenzaba a ver cerca el fin del recorrido, que terminaría en la Sesión Especial sobre Drogas en las Naciones Unidas. Desde Houston, la caravana voló a Washington, donde realizamos algunas actividades antes de llegar a la última parada, Nueva York.

Aunque realistas sobre los posibles alcances de la reunión en la ONU, la esperanza de ver un asomo de cambio genuino persistió hasta que escuchamos y leímos al vicepresidente estadunidense Joe Biden anunciar la Alianza para la Prosperidad, una inyección de 750 millones de dólares dirigidos a los países que recorrimos, el denominado Triángulo Norte. Estados Unidos ve esta “alianza” como respuesta económica a la crisis migratoria y humanitaria que en 2014 llevó al norte a más de 40 mil niños de Centroamérica no acompañados. Los dólares, dicen, son para “motivar” condiciones de seguridad e “incentivar” trabajos que reduzcan la migración a Estados Unidos, pero sabemos que no son otra cosa que un fondo para militarizar aún más los países de la región.

Ya terminada la caravana ¿qué soledades y malestares habitarán en doña Mary Herrera, quizá sola en su casa? ¿Qué reflexiones llegarán a Maricela Orozco, quien vestida de dolor en la búsqueda de su hijo, siempre tiene lista una sonrisa? ¿A la incansable Myrna Lazcano? ¿Quién escucha ahora sus testimonios y denuncias, quién aplaude su valentía? El compromiso es continuar desde nuestras ciudades en busca de paz, vida y justicia.

————————————

Chelis López, productora y conductora de “Pájaro Latinoamericano” y “Andanzas” | KPOO 89.5 FM, en San Francisco, California.


Los días con Eduardo Galeano

During his visit to the Bay Area in 2013, the Uruguayan writer Eduardo Galeano speaks about his book Los Hijos de los Días (Children of the Days) and the language of silence. Published in La Opinión.

————————————

SAN FRANCISCO.— Caminar y escuchar más que conversar con el escritor, Eduardo Galeano, me permitió comprobar que estamos hechos de átomos, pero sobre todo de historias, como él mismo cuenta.

El hombre de los abrazos y de las palabras andantes, que naciera en Uruguay hace 73 años, visitó el Área de la Bahía. En Oakland presentó su más reciente libro: Los hijos de los días, ante un auditorio que llenó el First Congregational Church.

Compartí con él varias de sus horas, durante las cuales no solamente me habló sobre su más reciente libro, sino de su vida, en Uruguay, sus amigos y una que otra anécdota.

Quien en estos tiempos disminuye el paso para observar, oler y admirar la belleza de las flores, tiene cualidades excepcionales, al menos para mí. Ese es Galeano, quien mientras camina, va observando y escuchando a los demás, a los otros, los que para él no son invisibles, son personas que tienen historias por contar, son hijos de los días.

El personaje del cual escribo, también de ejercicio periodista, reúne al arte, a los niños perdidos, a los aguafiestas, a los medios de comunicación, a los fabricantes de lágrimas, a los indignados y a las voces de la noche en 366 historias, que no son otra cosa que un original calendario al estilo de la crónica “Galeana”.

El título, “Los hijos de los días”, está inspirado por la cultura maya. El autor dijo haber escuchado en un poblado maya que todos somos hijos de los días y que por lo tanto todos tenemos algo que contar en el espacio y en el tiempo.

Los que hemos leído a Eduardo Galeano sabemos que en sus páginas encontramos poesía, investigación y una crónica que invita a la reflexión sobre las lastimadas páginas de la historia latinoamericana y del mundo.

En este libro, el autor de Las venas abiertas de America Latina pone a hablar a los desaparecidos con los héroes, en un espacio intranquilo. Al mismo tiempo que nos recuerda por qué masacramos a los indígenas.

Por qué dedicó el 23 de marzo a la masacre de indígenas, le pregunté a Eduardo Galeano; respondió: “El lema militar que en Guatemala guió las aventuras siniestras: ‘Hay que acabar con las semillas'”, o sea, dice Galeano, “la semilla eran los niños, los bebes indígenas. Era una guerra racista de una minoría blanca contra la gran mayoría indígena maya y toda su maravillosa cultura que es la que le dio título al libro; proviene de una frase que escuché en una comunidad maya hace muchos años. La frase decía: Somos hijos de los días, porque los mayas creen que el tiempo funda el espacio, y nosotros somos hijos de los días”.

El hombre de la palabra se refirió al lenguaje del silencio como el más comunicativo: “Soy un hombre de palabras, pero esas palabras son el resultado de un largo proceso de asesinato de las palabras que sobran. Voy suprimiendo todas las palabras que no son mejores que el silencio. Yo quiero desnudar las palabras, quitarles toda la carga retórica que traen”.

Y qué bueno sería, dice: “Que todos los que trabajamos con la comunicación tuviéramos un cartelón inmenso ante los ojos diciendo eso. Las únicas palabras que tendrían que existir son las palabras mejores que el silencio y esa lucha no es fácil porque competir con el silencio es casi imposible, el único lenguaje perfecto es el del silencio porque es el único que dice callando”.

Libros como Los hijos de los días existen porque este mundo sigue contando con escritores como Galeano, que aún sueñan con poder cambiar al mundo, al mismo tiempo que lo van creando.


Poeta con laureles: Alejandro Murguía

The poet speaks about political issues, the language of poetry and his plans as a poet laureate. Published in La Opinión.

————————————

Alejandro Murguía, el profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Estatal de San Francisco, y dos veces ganador del premio “Libro Americano”, ha sido nombrado poeta laureado de la ciudad por el alcalde Ed Lee.

El fundador y exdirector artístico del Centro Cultural de la Mission ha contribuido siempre a la vida literaria de la “ciudad de los poetas”, como él mismo llama a San Francisco. Es el sexto poeta laureado de nuestra ciudad, es decir, el poeta oficial de San Francisco, reconocimiento que también han recibido Jack Hirschman y Lawrence Ferlinghetti. Recientemente el gobernador Jerry Brown convirtió en poeta laureado, pero de California, a otro latino: Juan Felipe Herrera.

Regresó a los cinco años de edad a California —estado donde nació— luego de haber vivido un tiempo en México.

Este poeta laureado, quien prefiere escribir con lápiz, publicó su primer poema a los 19 años, aunque comenzó el ejercicio literario desde los 15. Entre sus obras más conocidas se encuentran “Esta guerra llamada amor” y “Southern Front”.

“El poema debe tener ritmo y voz, eso es importante, porque tiene que llevar espíritu y sentido. Yo leo mis poemas muchas veces en voz alta antes de presentarlos en público”, dice Murguía.

Para el poeta, el bajo índice de lectores de poesía en Estados Unidos pudiera deberse a que muchos creen que los poemas son difíciles de leer. Por eso, considera que “la poesía tiene que ser accesible al lector, usar el lenguaje de todos los días, de las calles, de la casa. Tiene que ser el lenguaje del pueblo, porque el pueblo espera que el poeta le dé voz a sus deseos y sueños, como el tema de educación e inmigración. Con ese enlace entre ambos puede surgir la mejor poesía”, comenta.

“El lenguaje se distorsiona, confunde las cosas, como decir que el inmigrante es indocumentado, cuando en verdad es refugiado de guerras económicas, políticas, de la mal llamada guerra contra las drogas en México. Los políticos nunca se han enfocado en la política de Estados Unidos contra América Latina, que tiene que ver con la cuestión de los refugiados. El golpe de Estado en Honduras, donde Estados Unidos tuvo que ver. Honduras se volvió el país más violento del mundo, con la cifra más alta de periodistas asesinados, el golpe lo destruyó y desestabilizó y cuántos refugiados no han salido del país y a dónde van, pues a los Estados Unidos, huyendo de una casa en llamas. Cuántos no salieron de El Salvador durante su guerra”, describió.

Ahora, como poeta laureado, tiene la idea de establecer talleres de poesía para políticos y funcionarios públicos, porque cree que los políticos hablan mucha “paja” y debieran hacer más humano su lenguaje político. También quiere hacer un “Flor y Canto” para niños menores de 12 años.

En referencia a la obra del poeta Javier Sicilia, El Mensajero le preguntó si cree que la poesía puede generar cambios sociales y políticos, y respondió citando al escritor uruguayo, Eduardo Galeano: “Pensar que un libro puede cambiar a la sociedad, es absurdo, pero pensar que la sociedad se puede cambiar sin libros, es igual de absurdo”.

Murguía señaló que parte de la tarea del poeta es nombrar las cosas del mundo: “Si nuestro país está en guerra, la tarea es nombrar a los muertos para que no sean sólo una cifra y ver el impacto de la violencia”.

Recordó a la Brigada Roque Dalton que dio nombre y cara a los muertos de la guerra en El Salvador, sobre todo a poetas y escritores de donde, según comentó, nació la primera antología de poesía centroamericana. “Sigue siendo la tarea del poeta, el saber quiénes son esos muertos, si supiéramos un poco sobre ellos cambiaríamos la actitud de las guerras”, dijo.

El poeta Laureado aceptó el reconocimiento en nombre de su comunidad, porque lo entiende como un honor para todos.

Entre sus deseos está el organizar un festival para jóvenes, y un Flor y Canto Internacional entre San Francisco y su ciudad hermana, Barcelona. También quisiera poesía en las banquetas, en los camiones y murales de poesía.

Alejandro Murguía dará un discurso publico en el otoñó como parte de este premio.


Ver a las invisibles

Story about the International Day for the Elimination of Violence against Women. Artists gathered in San Francisco using performance, songs and poems as a way to denounce violence against women. Published in La Opinión.

————————————

Durante el performance se escucha el audio del poema “Los muertos” de María Rivera, leído en una marcha por la paz en México. La mezcla sonora incluye un discurso de Felipe Calderón ante el Congreso de EE.UU. en 2010.

Ante la gente que la rodea en la banqueta afuera del Mission Cultural Center está Violeta Luna, quien presenta por primera vez la segunda parte del proyecto “Réquiem para una tierra perdida”, sobre la violencia que ocurre en México, su país de origen, el cual dedica a las mujeres caídas en el feminicidio mexicano.

Luego de su impactante presentación, comparte: “Para mí es importante apoyar visualizando un problema que muchas veces se cuenta de otra manera; es importante, desde lo creativo, poder hablar de lo que nos afecta a muchos pueblos de Latinoamérica y del mundo. Es como un memorial, es darle un entierro a estos cuerpos que no pudieron tenerlo, es un altar efímero”.

La violencia contra la mujer ha querido ser silenciada a través de la historia, minimizada y ridiculizada a partir y desde el sistema político y económico que impera en el mundo. En 1993, Naciones Unidas adoptó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, definiéndola como todo acto de violencia basado en el género. Para muchas, esta violencia es ejercida sistemáticamente y es perpetuada en hogares y oficinas.

Cada nación tiene el compromiso de asumir responsabilidades para eliminarla, lo mismo que la comunidad internacional.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es oficialmente el 25 de noviembre, y precisamente ese día, en San Francisco, varios artistas se reunieron para denunciar la violencia contra la mujer, con performance, cantos o poemas.Más: ElMensajero.com

Convocados por MamaKoatl, organizadora de esta actividad, algunos artistas trataron de visibilizar a las mujeres invisibles, en el barrio de la Misión. Una flor, un canto y una poesía: Alejandro Chávez, Rene Yáñez, Violeta Luna, Hersalía Cantoral y algunas modelos “silenciadas” se hicieron presentes.

“Estoy aquí para apoyar el esfuerzo de MamaKoatl. Vengo con pinturas vivientes, con pancartas de denuncia para atraer la atención de lo que pasa en muchos países, el feminicidio”, dice el curador y artista Rene Yánez.

Mamakoatl convocó a la comunidad “a crear juntos este evento, porque la situación de violencia contra las mujeres y las niñas es un problema monumental. Es la causa número uno de muerte entre nosotras. La realidad diseñada por los ingenieros del nuevo orden mundial no contempla nuestra supervivencia, sino que está basada en nuestro exterminio, no la puedo aceptar, ni como persona, mujer o artista”.

Nancy Esteva, trabajadora de la comunidad, activista oaxaqueña, e integrante de Una flor, un canto y una poesía, dijo estar ahí porque es miembro de una comunidad masacrada por nosotros mismos, por el sistema. “Quiero alzar la voz para continuar con esta lucha que empieza y no va a parar. El sistema ha enfatizado la parte que les conviene para perpetuar la violencia. La mujer es la madre de la comunidad y la cabeza de familia”.

Rosario Sotelo, cineasta y artista, permanecía atada a una pared mientras nos decía que la violencia puede ser emocional, física y como sociedad. “No tenemos los mismos derechos que los hombres, la mujer siempre va atrás”. Señala la importancia de hacer conciencia para no normalizar la violencia que los latinos a veces ven como algo cultural. “Crear conciencia es un primer paso”.

Entre el público estaba Gloria Esteva quien aseguró que “en Oaxaca la protección de las niñas y mujeres esta cimentada en las mismas mujeres, porque ellas tienen la obligación de cuidarlas a todas. La solución debe venir de nosotras, en Oaxaca hay poca incidencia de violencia sexual hacia las mujeres”.

“Tenemos que reconocer el feminicidio como el factor común. Denunciarlo y renunciar a la cultura genocida, dejando de observar sus días festivos”, indicó MamaKoatl.

 


San Francisco su casa, Oaxaca su hogar

The artist talks about the topics he deals with in his art and the techniques he uses. Robles shares who his favorite authors are and his opinion about the Latin American art scene in the Bay Area. Published in El Mensajero.

————————————

Ca­lix­to Ro­bles es un re­co­no­ci­do pin­tor oa­xa­que­ño del Área de la Bahía, que lle­va más de 20 años vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos. Su pri­mer en­cuen­tro con el ar­te ocu­rrió cuan­do era ni­ño. Ro­bles re­cuer­da que de pe­que­ño en­tró a una ha­bi­ta­ción de la ca­sa de su abue­la quien ren­ta­ba cuar­tos. “En ese lu­gar ha­bía pa­pe­les y acua­re­las, y el olor o los co­lo­res me gus­ta­ron”, ex­pli­ca.

Aun­que nun­ca nun­ca pu­do sa­ber quién era el pin­tor que vi­vía en esa ca­sa, el in­te­rés por el ar­te se man­tu­vo vi­vo en él, pe­ro no es sino has­ta 1983 cuan­do co­mien­za a for­mar­se co­mo ar­tis­ta au­to­di­dac­ta. Se ini­cia rea­li­zan­do lec­tu­ras so­bre his­to­ria de Mé­xi­co y ar­te, y co­mien­za a pa­sar ho­ras en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas.

Aun­que nun­ca nun­ca pu­do sa­ber quién era el pin­tor que vi­vía en esa ca­sa, el in­te­rés por el ar­te se man­tu­vo vi­vo en él, pe­ro no es sino has­ta 1983 cuan­do co­mien­za a for­mar­se co­mo ar­tis­ta au­to­di­dac­ta. Se ini­cia rea­li­zan­do lec­tu­ras so­bre his­to­ria de Mé­xi­co y ar­te, y co­mien­za a pa­sar ho­ras en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas.

Co­mo mu­chos otros, cuan­do Ca­lix­to lle­gó a es­te país co­men­zó tra­ba­jan­do en cons­truc­ción y res­tau­ran­tes. Vi­vien­do en Oa­kland, más tar­de des­cu­bre el Mis­sion Cul­tu­ral Cen­ter for La­tino Arts (MCCLA). En 1986 ha­ce tra­ba­jo co­mo vo­lun­ta­rio lim­pian­do pan­ta­llas en la cla­se de Re­né Cas­tro, en­ton­ces maes­tro de se­ri­gra­fía en es­te cen­tro. Apren­dió es­ta téc­ni­ca y asu­mió la cla­se en 1992.

Li­to­gra­fía, gra­ba­do en me­tal, se­ri­gra­fía, fo­to­gra­fía, y en­cáus­ti­ca, son al­gu­nas de las téc­ni­cas que ma­ne­ja, ade­más de la ce­rá­mi­ca, la cual di­ce sen­tir co­mo una te­ra­pia muy no­ble que le per­mi­te ju­gar con el ba­rro.

Li­to­gra­fía, gra­ba­do en me­tal, se­ri­gra­fía, fo­to­gra­fía, y en­cáus­ti­ca, son al­gu­nas de las téc­ni­cas que ma­ne­ja, ade­más de la ce­rá­mi­ca, la cual di­ce sen­tir co­mo una te­ra­pia muy no­ble que le per­mi­te ju­gar con el ba­rro.

Li­to­gra­fía, gra­ba­do en me­tal, se­ri­gra­fía, fo­to­gra­fía, y en­cáus­ti­ca, son al­gu­nas de las téc­ni­cas que ma­ne­ja, ade­más de la ce­rá­mi­ca, la cual di­ce sen­tir co­mo una te­ra­pia muy no­ble que le per­mi­te ju­gar con el ba­rro.

Pa­ra es­te ar­tis­ta oa­xa­que­ño el pro­ce­so crea­ti­vo em­pie­za en su ca­sa, en el au­to­bús o el ta­ller. Co­mien­za di­bu­jan­do, o ra­yan­do y po­co a po­co sa­len las ideas. “Las fi­gu­ras pro­vie­nen de los ga­ra­ba­tos”, ex­pli­ca.

Pa­ra es­te ar­tis­ta oa­xa­que­ño el pro­ce­so crea­ti­vo em­pie­za en su ca­sa, en el au­to­bús o el ta­ller. Co­mien­za di­bu­jan­do, o ra­yan­do y po­co a po­co sa­len las ideas. “Las fi­gu­ras pro­vie­nen de los ga­ra­ba­tos”, ex­pli­ca.

Tras re­co­rrer vi­sual­men­te su es­pa­cio de­ tra­ba­jo y lue­go­ de ha­ber asis­ti­do a al­gu­nas de sus ex­hi­bi­cio­nes, se le pre­gun­ta si exis­te al­go a lo que no se ha atre­vi­do, y res­pon­de “qui­sie­ra ha­cer más co­lla- ges”. Di­ce que cuan­do ini­cia una pie­za eli­ge pri­me­ro el co­lor, lue­go vie­ne el te­ma y des­pués la ima­gen.

El ar­tis­ta di­ce ad­mi­rar a Ru­fino Ta­ma­yo, Fran­cis­co To­le­do y Marc Cha­gall y lo­cal­men­te re­co­no­ce ha­ber apren­di­do mu­cho de Re­né Cas­tro, y di­ce te­ner in­fluen­cias de Juan Fuen­tes. Tam­bién di­ce ha­ber apren­di­do de otros ami­gos co­le­gas co­mo Ale­jan­dro San­tia­go y Fer­nan­do Oli­ve­ra de quie­nes ad­mi­ra la ho­nes­ti­dad en el ar­te, y la de­nun­cia so­cial y po­lí­ti­ca que ha­cen a tra­vés de su obra. “Me in­dig­na el abu­so del po­der”, afir­ma Ro­bles.

El ar­tis­ta di­ce ad­mi­rar a Ru­fino Ta­ma­yo, Fran­cis­co To­le­do y Marc Cha­gall y lo­cal­men­te re­co­no­ce ha­ber apren­di­do mu­cho de Re­né Cas­tro, y di­ce te­ner in­fluen­cias de Juan Fuen­tes. Tam­bién di­ce ha­ber apren­di­do de otros ami­gos co­le­gas co­mo Ale­jan­dro San­tia­go y Fer­nan­do Oli­ve­ra de quie­nes ad­mi­ra la ho­nes­ti­dad en el ar­te, y la de­nun­cia so­cial y po­lí­ti­ca que ha­cen a tra­vés de su obra. “Me in­dig­na el abu­so del po­der”, afir­ma Ro­bles.

Sus te­mas abor­da­dos van des­de ja­gua­res, pes­ca­dos, ca­ba­llos, sím­bo­los prehis­pá­ni­cos, gre­cas, y có­di­ces an­ti­güos. En su cos­mo­lo­gía ha in­cor­po­ra­do íco­nos es­pi­ri­tua­les de la In­dia, Ti­bet y Ne­pal.

Su sen­ti­do de la pin­tu­ra es­tá in­du­da­ble­men­te re­la­cio­na­do con la tra­di­cio­nal y co­no­ci­da ve­na ar­tís­ti­ca oa­xa­que­ña. “El uso del co­lor, es al­go que ca­rac­te­ri­za a los pin­to­res oa­xa­que­ños”, ex­pli­ca Ca­lix­to, pe­ro al mis­mo tiem­po afir­ma que lo que los di­fe­ren­cia “es el uso de fi­gu­ras, ca­da uno te­ne­mos un es­ti­lo, el mío es fi­gu­ra­ti­vo y ex­pe­ri­men­tal”.

San Fran­cis­co es tam­bién su cas; le gus­ta el vien­to, la nie­bla, la lu­na lle­na, y su gen­te. Pe­ro Oa- xa­ca es su ho­gar, la ma­dre tie­rra de la que nun­ca se ha ido y a la que pien­sa vol­ver.

Las lec­tu­ras que acom­pa­ñan al ar­tis­ta sa­len de la plu­ma de Ga­briel Gar­cía Már­quez, y Juan Rul­fo. Ro­bles tam­bién es­cri­be poe­sía, y un dia­rio.

Las lec­tu­ras que acom­pa­ñan al ar­tis­ta sa­len de la plu­ma de Ga­briel Gar­cía Már­quez, y Juan Rul­fo. Ro­bles tam­bién es­cri­be poe­sía, y un dia­rio.

“El ar­te es al­go má­gi­co, es es­tar en un sue­ño”, co­men­ta. Su es­tu­dio es un pe­que­ño es­pa­cio or­de­na­do, don­de ade­más de sus obras, hay fo­to­gra­fías de su pe­que­ña hi­ja, Ce­ci­lle. La plá­tica con El Men­sa­je­ro flu­ye acom­pa­ña­da por una de­li­cio­sa mú­si­ca del Ti­bet.

So­bre el ar­te la­ti­noa­me­ri­cano en Es­ta­dos Uni­dos, opi­na: “yo veo más ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos que cuan­do lle­gué, hay más ga­le­rías la­ti­nas, hay más pre­sen­cia, pe­ro no más apo­yo”.

Es­te ha­ce­dor de ar­te com­par­te su vi­da con la tam­bién ar­tis­ta, Ale­jan­dra Blum, con quien tie­ne una hi­ja, Ce­ci­lle Al­ta­gra­cia.

En agos­to ten­drá una ex­hi­bi­ción en Li­ve Art Stu­dio don­de par­ti­ci­pa­rá su hi­ja ma­yor, Ana Ro­se Hur­ke, vi­deas­ta re­si­den­te en Nue­va York.

Ca­be men­cio­nar que el pró­xi­mo CD del co­no­ci­do gui­ta­rris­ta Car­los San­ta­na, es­ta­rá vi­sual­men­te en­ri­que­ci­do con una pie­za de Ca­lix­to.

Su tra­ba­jo ha si­do ex­pues­to en el Mu­seo de Young, Yer­ba Bue­na Cen­ter y el MCCLA, y en Mé­xi­co en el Mu­seo de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y la Mano Má­gi­ca en Oa­xa­ca, en­tre otros si­tio